Convocación de Dios a sus Hijos

 “Tú pues, hijo del hombre, di á la casa de Israel: Vosotros habéis hablado así, diciendo: Nuestras rebeliones y nuestros pecados están sobre nosotros, y á causa de ellos somos consumidos: ¿cómo podemos vivir así? Diles: Vivo yo, dice el Señor Dios, que no quiero la muerte (separación de sus hijos de El aquí en este tiempo y después separados de El por la eternidaddel impío (hijos de Dios que obran impíamente al caminar en sus propias caminos y descuidando los caminos de Dios conforme a la PALABRA), sino que se TORNE el impío de su camino, y que viva. VOLVEOS, VOLVEOS de vuestros caminos: ¿y por qué moriréis, oh casa de Israel? (Ezequiel 33:10,11)

 Hay muchos entre su pueblo que están obrando impíamente y El Señor no quiere la muerte (separación) de ellos aquí con El y menos por la eternidad. ¡Hay que buscar al Señor antes que haya lugar de arrepentimiento!

“Y haced DERECHOS pasos á vuestros pies, porque lo que es cojo no salga fuera de camino, antes SEA SANADO.  Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor:    Mirando bien que ninguno se APARTE de la gracia de Dios, que ninguna raíz de amargura brotando os impida, y por ella muchos sean contaminados; Que ninguno sea fornicario, ó profano, como Esaú, que por una vianda vendió su primogenitura. Porque ya sabéis que aun DESPUES, DESEANDO (ya cuando fue muy tarde) heredar la bendición, fue reprobado (rechazado, que no halló lugar de ARREPENTIMENTO), aunque la procuró con lágrimas. (Hebreos 12:13-17).

El Señor viene pronto. El tiempo se está terminado. ¡El va cumplir pronto la promesa de su venida! “El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca (si todavía no ha venido es porque está esperando a sus hijos descuidados que vuelven a Él con todos sus corazones. Pero El NO va  esperar para siempre), sino que todos procedan al arrepentimiento.” (2 Pedro 3:9)  ¡DIOS NO QUIERE LA MUERTE (SEPARACION) DE SUS HIJOS! ¡EL QUIERE QUE RECONOZCAN SUS DESCUIDOS DE SUS CAMINOS SIN PRETEXTOS Y SE HUMILLEN, ARREPIENTEN Y TORNAN/CONVIERTEN A EL CON TODO SU CORAZON!

“Y será que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas;…” (Joel 2:28)

Dios te bendiga.

Pastor Efraim Valverde III , Marzo 13- 2013