Las Calzadas de Sion Tienen Luto

(Por Pastor Efraim Valverde Sr)

 “Jerusalem, cuanto cayó en mano del enemigo y no hubo quien le ayudase…mirándola los enemigos, y escarnecedores de sus sábados…todos los que la honran la han menospreciado” (Lm. 1:7-8).

He entresacado las expresiones citadas de los textos bíblicos referidos porque se trata de “lamentaciones” que por milenios, y hasta el día de hoy, han estado sobre la ciudad elegida de Dios y sobre Su pueblo escogido. No ha habido vez que yo lea estas lamentaciones y no sienta que me embarga la emoción. Pues desde que el Señor abrió mis ojos para entender  “este misterio” (Ro. 11:25), o sea la estrecha relación que existe entre Israel y la Iglesia entre los gentiles, el gozo, y el dolor de ese pueblo ha sido mi dolor y mi gozo. Mucho he dicho y he escrito sobre este vitalicio tema y ahora vuelvo a ello porque sé que la necesidad de esta información es sumamente necesaria, especialmente para los cristianos que en estos días que son los últimos, andan en serio. Pero en esta vez, antes de hacer referencia a la situación presente en Israel quiero hacer un poco de historia con respecto al tiempo y la manera en que mi Dios quiso abrir mi entendimiento para descubrir este misterio aun escondido para muchos profesantes cristianos entre los gentiles, creyentes y enseñadores. En esa memorable fecha del 14 de mayo de 1948, cuando por el milagro de los siglos Israel fue establecido como un Estado, yo vi por primera vez a la muchacha que Dios tenia destinada para que fuera mi esposa. Unos escasos 40 días después de la memorable fecha, Dios hizo otro milagro, pues para entonces yo no le servía y sólo por amor a mi novia y yendo ella con su madre fui así a aquella iglesia donde el Señor cambió mi vida. Han pasado ya 50 años desde el cumplimiento de esa tremenda profecía. En estas fechas (abril 1998) estamos celebrando mi esposa y yo el Jubileo de Israel, nuestro caminar con el Señor y nuestras de “Bodas de Oro”. Al transcurso de los años tuve de realizar algo extraño que pasó entonces. Menos de dos meses hacía apenas que esta grande señal de los últimos tiempos se había cumplido cuando yo empecé a caminar con mi Señor  y nada absolutamente oí yo de ello en aquella iglesia de mis principios.

Empecé a crecer espiritualmente e inclusive a viajar y tuve así de oír de distintos predicadores en diferentes tiempos, grupos y lugares, pero el silencio sobre “este misterio” continuaba. Ciertamente que todos citaban las historias y los héroes bíblicos, pero nada oía del Estado de Israel y del Pueblo Judío de hoy. Y así pasaron la mayor parte de ellos un como ministro. Para el año de 1963, ocupando para entonces puestos de prominencia ministerial en el ambiente religioso en que durante esos estaba, tuve de relacionarme con un ministro de habla inglesa que durante esos tiempos había estado en Israel. La información que me dio llamó mi atención sobre Jerusalem y la Tierra Santa. Y ahora realizó que así quiso mi Dios iniciarme en un proceso de revelación y de conocimiento que ha tomado años. Inclusive traté entonces de organizar yo mismo un viaje para Israel, lo cual por cierto no pude realizar en esos tiempos. Pero Dios obró para que mi interés sobre “este misterio” siguiera aumentado. Llegó la guerra milagrosa de los 6 días en junio de 1967 y esto lo usó mi Señor para reconfirmar y hacer crecer el grado de revelación que para entonces ya había en mí.

La convicción sobre este prominente tema siguió tomando más fuerza en mi alma y en febrero de 1972 mi Dios me concedió estar por primera vez en “la Ciudad donde todo principió”: JERUSALEM. Para mí ese viaje fue algo especial, pues estando en la ciudad el Señor me hizo entender cosas que desde entonces me han sido un tesoro en mi vida como cristiano y en mi ministerio. Este tesoro de conocimiento lo he usado ya por los años que han pasado y para este tiempo lo es también en los corazones de una multitud de hijos de Dios quienes lo han escuchado y lo han recibido. Hoy considero un privilegio muy especial concedido por Dios, la estrecha relación que para este tiempo, tanto yo como muchos de los que están juntamente conmigo, tenemos con líderes religiosos y políticos y miembros integrantes del Pueblo Judío, tanto en Israel como en la Diáspora. A la vez bendigo a mi Señor por conectarnos últimamente con cristianos de otros grupos, razas y países quienes aman también al Pueblo Escogido de Dios.

ALGUNOS   PUNTOS   DE   LA
SITUACIÓN ACTUAL EN ISRAEL

Las cosas siguen marchando en contra del pueblo de la Biblia. Irán si sigue armando con misiles bélicos nucleares de largo alcance amenazando a Israel. En Inglaterra el odio de los judíos sigue aumentando al grado que se publicó una orden de arresto de Tzipi Livini, líder del partido Kadima (que quiere decir “adelante”). Después que se hizo notoria la orden de arresto de Livni el Primer Ministro Britanico Gordon Brown  le pidió perdón por la supuesta equivocación, pero es obvio que esa acción representa el sentir que sigue creciendo en el corazón del pueblo británico. Se sabe que ese país se está agregando a los otros países que marcan los productos Israelíes para ponerlos en diferente categoría para que los clientes anti semíticos puedan saber cuáles son los productos que vienen de Israel y así rechazarlos.

El Primero Ministro de Israel Benjamín Netanyahu se echó el desprecio y la critica  de Los Estados Unidos, La Unión Europea, Oficiales Palestinos y Suecia al permitir la edificación de 700 nuevas habitaciones en la sección oriental de la ciudad de Jerusalem. Los palestinos quieren presentar delante del congreso de Las Naciones Unidas su propuesta de conseguir el permiso por medio de los votos de dicha alianza, para acelerar el establecimiento del Estado Palestino. Esto y mucho más se sigue desarrollando en el mundo entero en este último tiempo en relación a Israel. Recordemos que Israel es el reloj de Dios y por él podemos reconocer el tiempo en que estamos viviendo.

“Las calzadas de Sión tiene luto…”   (Lm. 1:4) Y,  ¿quien quiere consolarlas? Yo bendigo al Señor  y me gozo al ver que existe un remanente fiel de cristianos  entre los gentiles a quienes el  Dios de Israel nos ha revelado  “este misterio” y hoy tenemos el privilegio de consolar a Sion. Orad por Benjamín Netanyahu.

(Escrito por Pastor Efraim Valverde Sr. Publicado en la  Revista Internacional Maranatha, Vol 40 No. 17- Enero de 2010. Pág. 6).Pastor Efraim Valverde Sr

Haz que corra la Bendición: Presiona LIKE y compárte este artículo.

Quizás también le interese:

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>