Jerusalem

(Por Pastor Efraim Valverde Sr)

“Y será en aquel día, que yo pondré a Jerusalem por piedra pesada a todos los pueblos: Todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las gentes de la tierra se juntarán contra ella” (Zacarías 12:3).

No es la primera ni la segunda vez que aparece esta Escritura en las páginas de MARANATHA, pues ya por muchas veces la he citado para llamar la atención al pueblo de Dios sobre una de las más grandes señales proféticas que se han cumplido en el último tiempo. Esto, como las demás profecías que están en proceso de cumplimiento en los días en que vivimos, no se trata nomás de un tema interesante o novedoso en el cual nos podemos ocupar una o dos veces y luego dejarlo, sino de algo que inexorablemente está ligado al curso diario de los acontecimientos mundiales, y por lo consiguiente tiene que ver (querramos o no, gústenos o no, aceptémoslo o no), con la vida o la muerte espiritual de los cristianos. Puesto que está dicho en forma enfática por el Espíritu Santo, usando al apóstol de los gentiles, que el “ignorar este misterio” (Romanos 11:25), o sea la relación estrecha e innegable entre Israel y la iglesia, tiene consecuencias fatales. Precisamente por esta importantísima razón nos es necesario e indispensable el
seguir haciendo mención de este tema capital en estos días que son ya de los últimos.

Llamo la atención a mis lectores sobre el hecho sobresaliente de que esta Escritura profética no podía tener su cumplimiento mientras tanto el pueblo Judío vivía en el Esparcimiento, en el cual duró 1,878 años, o sea desde la caída de Jerusalem, la destrucción del Templo por los ejércitos romanos en el año 70 d. de J. C., hasta el renacimiento milagroso del Estado de Israel en el año 1948 después de lo cual, ciertamente la Ciudad Santa permaneció aun 19 años más en poder de los enemigos de Israel hasta que en la también milagrosa Guerra de los Seis días, en el mes de junio de 1967, la Ciudad Antigua de Jerusalem volvió a manos de sus legítimos dueños. Fue entonces cuando se cumplió al pie de la letra lo dicho por el Señor, quien anticipó las tres cosas desde el año 30: La salida del pueblo Judío de la Ciudad destruida, el esparcimiento cuyo tiempo ya hemos señalado, y el regreso de ellos a la Ciudad Amada, diciendo “y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalem será hollada de las gentes, hasta que los tiempos de las gentes (los gentiles) sean cumplidos” (Lucas 21:24).

Repito, no podía la profecía citada cumplirse lo que para el tiempo presente ha sido, y es, un hecho innegable. Pues nuestros ojos, y los ojos del mundo entero, están viendo la tremenda realidad: “Yo pondré a Jerusalem por piedra pesada a todos los pueblos…”, empezando en el seno de las Naciones Unidas, y siguiendo por toda la faz de la tierra, esta profecía es,  para la presente fecha, una realidad que aún los más incrédulos y los mismos enemigos de Israel no pueden ignorar. Puesto que no se puede negar que todas las determinaciones de Jerusalem afectan y conmueven al mundo entero.

Imposible es aquí el señalar todos los aspectos importantísimos de este vitalicio tema, el cual, inclusive, ocupa muchas páginas del Libro Santo. Imposible nos sería también el hacer mención de todos los acontecimientos que han habido, en relación a lo mismo, desde que nació Israel y desde que la Ciudad Antigua está en poder del pueblo Judío. Pues en la idéntica forma como caminan inexorablemente las manecillas de un reloj, que para saber exactamente que horas son es indispensable tener los ojos fijos en ellas, así es lo único que podemos hacer para poder leer el tiempo profético en las manecillas del Reloj de Dios: Israel y Jerusalem. Fijémonos, pues, en esta vez, en algunos de los detalles sobresalientes que prevalecen para las fechas presentes.

Quiero llamar la atención del lector sobre la forma en que escribimos la palabra JERUSALEM como encabezado de este artículo. No es casualidad ni tampoco algo solamente curioso, el hecho de que exactamente en medio del nombre de la Ciudad de Dios están las letras que oficialmente se usan en inglés para nombrar al país de los Estados Unidos de Norteamérica: USA (United States of America). Dios levantó a este país en los últimos siglos del último tiempo (pues en comparación con todos los demás países industriales reconocidos como potencias modernas, tanto en Europa como en Asia, la República de los Estados Unidos es un país relativamente joven de solamente 235 años de edad), y lo formó con un propósito muy directo en relación con el cumplimiento de las profecías del postrer tiempo. Inclusive, el hecho de que los Estados Unidos no es,  como lo son en su grande mayoría los demás países, una nación integrada de un sola raza,  sino una mezcla de muchas razas, tiene un significado muy importante,  pues en ello vemos el propósito justo del Eterno de escoger integrantes de distintas naciones para usarlos como una nación. Inclusive es muy interesante el observar, según los datos históricos del país, que desde sus principios, y hasta este presente día ha tenido una parte muy directa, en el nacimiento y desarrollo de los Estados Unidos,  en número siempre minoritario pero fuerte, la Raza Judía.

Nadie puede negar el hecho, ya histórico, de que Dios ha usado a este país para evangelizar al mundo en una forma nunca antes vista, habiéndolo convertido a la vez en la nación más rica y poderosa de todos los tiempos de la historia humana. Mas también la levantó para que contribuyera en una forma muy directa para que naciera Israel, y para que lo atendiera al nacer (Estados Unidos, bajo el Presidente Truman, fue la primera nación que reconoció diplomáticamente al Estado Israelita unas cuantas horas después de su declaración de independencia el 14 de mayo de 1948).

A través de toda la edad del moderno Israel, a todo mundo consta que hasta la presente fecha, Estados Unidos ha sido cual la madre que por medio del cordón umbilical sustenta con vida al niño. Allí, pues, está el simbolismo que en una forma mística aparece en JERUSALEM (Por cierto que allí mismo se asoma también la otra super potencia que tiene mucho que ver en la vida y en el futuro de Israel y de Jerusalem: JERUSALEM. De ello no hay tiempo para tratar en esta ocasión). Mas la realidad para la presente fecha es que todo lo dicho en relación  a los Estados Unidos está por cambiar de un momento a otro, para que se cumpla por completo el texto profético de nuestro presente estudio, y “TODAS las gentes de la tierra se junten contra ella  (Jerusalem)”.

Los Estados Unidos es hoy un gigante aún, pero es un gigante enfermo. Tiene Cáncer, y de ese cáncer ya no se va a aliviar, “Porque habiendo conocido á Dios, no le glorificaron como á Dios, ni dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos, y el necio corazón de ellos fué entenebrecido. Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos…” (Rom 1:21-22). A medida que va agravándose su enfermedad (moral, política, económica, militar y también espiritual). Estados Unidos va a hacer exactamente lo mismo que han hecho todas las grandes naciones en el curso de la historia, la historia humana: Echarle la culpa a Israel, y al Pueblo Judío, de todos sus males. Esa operación ya de tiempo está en proceso, y el antisemitismo está tomando cada día más fuerza en la mayoría de las naciones de la tierra, incluyendo a los países Europeos, y en una manera muy particular en los Estados Unidos.

No tiene caso que cite los últimos acontecimientos que han contribuido en estos últimos días para que el antisemitismo aumente en los Estados Unidos, pues son datos y detalles que cualquiera puede hoy conocer por los medios actuales de comunicación tales como la prensa, el radio y la televisión e internet. La guerra de Israel contra los guerrilleros palestinos en terreno Libanés, y la estancia de sus ejércitos en ese país, ha acarreado al pueblo Judío daños y calamidades que en parte han sobrepujado a las victorias iniciales obtenidas. Entre esas clamidades la mayor ha sido el aumento drástico de la opinión contraria de todas las naciones de la tierra hacia Israel. Eso, y todo lo demás, es el proceso del exacto cumplimiento de la Palabra de Dios, pues el Señor lo dijo ya que, “el cielo y la tierra pasarán, mas Mis palabras no pasarán” (Mateo 24:35).

El día se está acercando más y más, cuando “el cordón umbilical” que une a Estados Unidos con Israel se corte, y entonces nuestros ojos van a ver la profecía cumplida en una forma completa, y a todas las naciones de la tierra unirse a los eternos enemigos de Israel para destruir al Estado Judío. En otras palabras, cuando Estados Unidos obligado por las propias circunstancias tenga no solo de dejar solo a Israel, sino aun hacerse a favor de sus enemigos (cosa que ya está aconteciendo, pues las armas más mortíferas con que los vecinos enemigos de Israel le amenazan hoy, no son las de origen Soviético sino Norteamericanas), entonces TODOS se lanzarán contra la víctima caída, herida y sangrando, creyendo que el tiempo ha llegado para acabar con ella. Mas entonces también habrá de cumplirse la profecía subsiguiente que dice: “Porque yo reuniré (dice el Todopoderoso) todas las gentes en batalla contra Jerusalem, y la ciudad será tomada, y saqueadas serán las casas, y forzadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será talado de la ciudad. DESPUÉS SALDRÁ EL SEÑOR, y peleará con aquellas gentes, como peleó el día de la batalla. Y afirmaránse sus pies en aquel día sobre el monte de las Olivas, que está en frente de Jerusalem a la parte de Oriente…” (Zacarías 14:2-4).

Esto es nada menos que la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo en gloria. El regreso del Cristo Todopoderoso que ha esperado la iglesia ya por casi dos mil años, y que es el mismo Mesías que ha esperado Israel ya casi por cuatro mil años. “Así también vosotros, cuando viereis todas estas cosas, sabed que está cercano, a las puertas” (Mateo 24:33).

Pero más triste es aun el mirar multitudes de profesantes cristianos que tampoco creen ni aceptan lo que aquí describimos por cuanto han sido engañados y adormecidos por “espíritus de error y doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1), “mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sobrecoja como ladrón” (1 Tesalonicenses 5:4). Este es el tiempo de amarnos todos como hermanos, y es el tiempo de mostrar nuestro amor genuino a Israel y al pueblo Judío del Esparcimiento, porque el día está ya cercano cuando el Pastor del rebaño cumpla lo que dijo, que “habría un (solo) rebaño” (Juan 10:16), pues es entonces cuando “todo Israel será salvo, como está escrito: vendrá de Sión el Libertador, que quitará de Jacob la impiedad” (Romanos 11:26).

¡Aleluya!

 (Escrito por Pastor Efraim Valverde Sr. Publicado en la  Revista Internacional Maranatha, Vol 46 No. 18 –  Julio 2011. Pág. 1, 5 y 6).

 

Haz que corra la Bendición: Presiona LIKE y compárte este artículo.

Quizás también le interese:

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>