¿Sabes Qué Significa Ser Parte de La Iglesia?

¿Sabes Qué Significa Ser Parte de La Iglesia?

“Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora notificada por la Iglesia á los principados y potestades en los cielos, Conforme á la determinación eterna, que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor” (Ef. 3:10,11).

El apóstol Pablo nos instá a la fidelidad hacia Dios con estás palabras y por ellas nos damos cuenta que los efectos de fidelidad del hijo de Dios no solo se miran y se sienten en este realmo terrenal sino que aun se sienten y causan efectos en el realmo eterno de los cielos. Los ángeles vieron los planos de la Iglesia antes que se realizaran, pero fue solo los planos del Arquitecto edificador de la Iglesia (Mat. 16:18) lo que vieron. Pero desde el día del Pentecostés, cuando se derramó el poder prometido por Dios a Sus discipulos, empezó oficialmente la edificación de la Iglesia y los ángeles han sido testigos, con gozo, del desarrollo de ese gremio espiritual llamado la Iglesia (ekklesia, los sacados). Los ángeles se gozan al mirar los planos del edificio convertido en una realidad física y allí estamos tú y yo. Por eso dice la Palabra de Dios incluso que “…hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente”(Lucas 15:10).

Está maravillosa realidad nos habla de lo importante y prestigioso que es el ser parte de ese grupo que Dios empezó a edificar y sigue trayendo y añadiendo a Su Iglesia todos los han de ser salvos (Hech. 2:47). Pero por favor fijemonos con detenimiento qué significa ser parte de este grupo selecto por el Creador mismo: “Mas os habéis llegado al monte de Sión, y á la ciudad del Dios vivo, Jerusalem la celestial, y á la compañía de muchos millares de ángeles, Y á la congregación de los primogénitos que están alistados en los cielos, y á Dios el Juez de todos, y á los espíritus de los justos hechos perfectos, Y á Jesús el Mediador del nuevo testamento, y á la sangre del esparcimiento que habla mejor que la de Abel” (Heb. 12:22-24).

No menospreciemos este gran privilegio, honremos el privilegio de ser una piedra “viva” en este edificio (I Ped. 2:5) que está por completarse y luego al completarse dice: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis acerca de vosotros mismos arrogantes: que el endurecimiento en parte ha acontecido en Israel, hasta que haya entrado la plenitud de los Gentiles; Y luego todo Israel será salvo; como está escrito: Vendrá de Sión el Libertador, Que quitará de Jacob la impiedad; Y este es mi pacto con ellos, Cuando quitare su pecados” (Ro. 11:25-27). Seremos un solo rebaño con el Israel fiel para completar las medidas exactas de la Santa Ciudad y del Templo que vio Juan el teólogo (Ap. 21:1-16).

No seamos piedra de tropiezo, seamos piedras “vivas” del edificio del Arctitecto Maestro y hagamos felices a los ángeles, “administradores enviados para servir por causa de los herederos de salud” (Heb. 1:14), con nuestra fidelidad de permanecer en este edificio DE Dios. Recordemos que ellos se ven en este privilegio; quisieran ser parte de lo que tú y yo ahora somos y tenemos mi hno/a, no despreciemos, no lo tengamos en poco.

Shalom!

Brother Phillip Nava, 19 de Sept de 2014