No Te Dejes Ser Volado Por Los Vientos

Si tu vida y tus fuerzas espirituales no tienen un ancla, de cierto que perderás tu dirección deseada y serás llevado a un lugar totalmente diferente e indeseable. El apóstol Pablo lo dice de una manera clara: “Para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo, los que nos acogemos á trabarnos de laesperanza propuesta: La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que entra hasta dentro del velo; Donde entró por nosotros como precursor Jesús, hecho Pontífice eternalmente según el orden de Melchîsedec” (Heb.6:18-20).

Los vientos de doctrinas y de ideas están soplando más fuerte que nunca y muchos que no tienen o tuvieron en un tiempo, un fuerte anclaje espiritual de aprecio y conocimiento para lo que creen y porque lo creen, y por cuanto lo descuidaron, ahora están siendo llevados y arrastrados de sus raíces espirituales (Ef. 4:14-16).

Protejamos entonces nuestra mente con la verdad inconmovible (Ef. 6:14) del Padre de las luces, en quien no hay mudanza ni sombra de variación (Santiago 1:17). No arriesgues tu destino eterno, la vida es demasiado corta en comparación a la eternidad que nunca termina y que nos espera.
Así que “Quédate en la carrera”. Recuerda que aunque: “Hemos Caminado Mucho Tiempo, Un Cambio se Avecina”. Sal de la noche a Su luz admirable. Determínate a ti mismo a tener una mente que dice: “Yo nunca voy a mirar hacia atrás”. Habla con el Capitán de los mares: Jesucristo, nuestro Señor. Lee Su Palabra, atiende en forma consistente, persistente y fiel a la casa de Dios, donde se puede crecer en el amor a Dios y a los demás, y en el conocimiento de Dios y Sus decretos. Aprende a defenderte y desviar los dardos del diablo, ponte toda la armadura de Dios (Efesios 13-18).

Hay que luchar para llegar al puerto final. ¡No te dejes ser llevado por los vientos! Llenémonos de peso espiritual.

Shalom!

Brother Phillip Nava, Julio 30,2013