Los Sentimientos Humanos, Operando Sin la Protección de Dios Son Peligrosos

Como humanos manejamos una variedad de sentimientos emocionales, como: Amor, Odio, Envidia, Tristeza, Decepción, Coraje, Alegría, Admiración, Miedo, Deseo, Valor, Egoísmo, Lealtad, Ira, Fe, Rencor, Locura, Venganza, Lastima, Temor, Esperanza, Crueldad, Soberbia, Pasión, Compasión, Optimismo, Ternura, Soledad, Angustia, Duda, Euforia, Culpa, etc.

Con estos 32 ejemplos de los sentimientos emocionales que operan en nosotros durante las horas que estamos conscientes nos dan una idea de la tremenda complejidad de actividad mental y emocional que de continuo corre por nuestro sistema fisiológico. Y aunque estas operan por lo regular automáticamente, están diseñadas por el Creador para que funcionen en cierto tiempo, lugar y medida.

Hay algunos sentimientos que son malos y no tienen doble función, son más bien resultados de otras emociones que se pueden usar para bien o para mal. Me refiero a sentimientos como la soberbia, este sentimiento no tiene lado bueno. El coraje, sin embargo, funcionando en su medida y lugar apropiados puede ser bueno o puede ser malo.Dios, nuestro hacedor, instaló los sentimientos en nosotros y nos dio la mayordomía de ellos.

He conversado con buenas personas que por una provocación de enojo, dandole rienda suelta a un coraje desmedido, los llevó a cometer actos criminales que les causó el encarcelamiento de por vida. Recuerdo sus palabras: “No sé que me pasó, yo nunca pensaba que tenía ese tipo de coraje en mi sistema, tan peligroso y ahora estoy destinado a vivir dentro de estas paredes por el resto de mi vida, sin libertad de ir a la Iglesia, a la tienda, de sacar a mi esposa y mis hijos a pasear”. El coraje, la soberbia, el egoísmo, la envidia y el odio pueden en un momento destruir nuestra felicidad conyugal, familiar, fraternal, etc. Son sentimientos fuertes y muy explosivos que pueden acabar con nuestra misma vida incluso.

Con que razón exclamó el rey David: “Los errores quien los entenderá, líbrame de los que me son ocultos. Detén asimismo a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí: Entonces seré integro y estaré limpio de gran rebelión” (Salmo 19:12, 13).

La medicina sobre los peligros de sentimientos desmedidos y fuera de lugar, en todo caso, es el usar la facultad mental para atesorar en la mente y corazón “…todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad” (Fil. 4:8). Adoptando y reteniendo esta forma de vida tenemos protección divina para saber qué hacer, como hacerlo y cuando hacerlo, evitando conflictos innecesarios que dejan huellas profundas en nuestra vida.

Pablo apóstol nos sigue instando con sus palabras de exhortación diciendo: “Y aprendan asimismo los nuestros á gobernarse en buenas obras para los usos necesarios, para que no sean sin fruto” (Tito 3:14). El mal uso de los sentimientos obstruyen la reproducción de los buenos frutos en nuestro diario vivir. También dice: “Orad por nosotros, pues confiamos en que tenemos una buena conciencia, deseando conducirnos honradamente en todo” (Heb.13:18). Reforcemos entonces las virtudes benévolas y aprobadas por Dios, en nuestro diario vivir y el Señor proveerá la acción y respuesta apropiada en el momento del conflicto y el día malo (Salmo 91: 15).

Así que hermanos protejámonos de escándalos y desórdenes por dentro y por afuera.

Shalom.

Brother Phillip Nava, 1 de Sept de 2014