La Unidad Fraternal en La Voluntad de Dios

La Unidad Fraternal en La Voluntad de Dios Es La Única Alcanzable y Duradera Unidad Realistica

Cualquier método humano se disipa con el fragor de los desacuerdos. El método de buscar terreno común, por ejemplo, está basado en acuerdos y deseos humanos, por más sinceros que fueren no dejan de ser esfuerzos humanos y lo humano tiende a fallar. Sólo lo que tiene conexiones estrechas con el Eterno puede perdurar.

Cuando la unidad fraternal está ligada por intereses y beneficios personales, no hay sinceridad allí y está siempre en peligro de deshacerse. Por eso está dicho que: “Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto” (Ec. 4:12). En el caso que nos ocupa, esos tres dobleces representan el Señor, mi hermano y yo.

Cuando el Maestro, Dueño de la Iglesia dijo: “Yo en ellos, y Tú en mí, para que sean Perfeccionados en Unidad…” (Juan 17:21), por supuesto que se refería a la Unidad de “ellos” en Él. Los apóstoles entendieron bien este importante concepto, por eso Pablo dice a la Iglesia en Corinto: “Os ruego pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros disensiones, antes seáis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (I Cor. 1:10).

El rey David también hace alusión a esto cuando dice: “MIRAD cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos igualmente en uno!
Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La barba de Aarón, Y que baja hasta el borde de sus vestiduras; Como el rocío de Hermón, Que desciende sobre los montes de Sión: Porque allí envía el Señor bendición, Y vida eterna” (Salmo 133). Aquí el rey detalla la importancia y lo benefecioso que es la Unidad de los hermanos en uno. ¿Pero como se consigue esa fusión de ser UNO? Creo que nadie con sus cinco sentidos espirituales, despiertos, puede negar que el unico lugar donde se puede conseguir esa Unidad absoluta es estando en la voluntad absoluta del Padre celestial. Como decía nuestro amado anciano: “Si alguien es de Dios y no me puede ver o aceptar, él tiene problemas con su sentir, porque yo sé que soy de Dios”. Solo el que sabe con seguridad y tiene la confirmación del Eterno Dios de que es sincero, verdadero y está en la voluntad de Dios, puede hablar con esa seguridad

Es en la habitación o lugar de refugio (Salmo 90:1) donde se fusionan el sentir o la mente de Cristo y el entendimiento congruente a la voluntad del Eterno Dios para Sus hijos, como parte de la Una y Unica Iglesia (no organización), compuesta de miembros conocidos por Dios, allí es donde se pierde la voluntad propia y solo la voluntad del Eterno alumbra y controla ese gremio espiritual.

Pablo apóstol declara que el fundamento de Dios es inconmovible y está seguro. Y el sello sobre ese fundamento es Su Iglesia. El conoce a cada uno de los miembros verdaderos de su Iglesia y advierte a los que son de Él que nos apartemos de iniquidad (Maldad, injusticia grande). “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor á los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo” (II Tim. 2:19).

El “Uno” en Dios significa negación (Lucas 9:23) y tener el sentir (la mente) que hubo también en Cristo Jesús (Fil. 2:3-5).

Shalom.

Brother Phillip Nava, Oct 14 de 2014