La Mente de Cristo en la mente humana

No existe ningún milagro físico que supere el milagro que torna una mente degenerada en una mente regenerada. Una mente que desea lo eterno, una mente que se le ha dado la facultad y el permiso para conectarse con el mundo espiritual de Dios.

Una mente que puede saborear las caricias del Eterno Dios. Una mente que por el ejercicio en ello, puede detectar lo falso.

Una mente limpia que disfruta la libertad en Cristo; amando, aprendiendo y creciendo en el conocimiento de la voluntad de Dios. Una mente voluntariamente sujeta a la voluntad de Dios.

Este milagro es incomparable y solo el Padre de los espíritus lo puede efectuar.

Shalom.

Brother Phillip Nava, Dic 22 de 2014