El Dios Que Lo Es Todo

Muchos leen los títulos de las funciones del único Dios y inmediatamente le atribuyen persona; pero para los que por la gracia de Dios hemos entendido este misterio, al leer esas expresiones que confunden a otros, entendemos que son las múltiples funciones del mismo y único Dios. El Eterno nos dio herramientas para tratar de entender Su divinidad, relacionando nuestras funciones y dandonos a entender que así como nosotros, aunque somos solo una persona; somos padres, hijos y tenemos espíritu y en cada uno de esos títulos o relaciones funcionamos diferente. Así es con Dios, pero con funciones mucho mas poderosas y con dimensiones mucho mas altas. Además, está declarado que el mismo diablo cree que Dios es uno y tan convencido está de esta eterna verdad que tiembla (Sant. 2:19). Esto nos prueba que en el mundo espiritual en que viven los demonios, allí se acaba la confusión, allí no hay trinidad ni dualidad, allí Dios es UNO.

Pero viene el día en que se acabará todo misterio de Dios (Ap. 10:7) y todo mundo sabrá que Dios es Uno y Uno Su nombre (Zac. 14:9), todas las cosas regresarán a su estado original. El Señor Jesús; Dios manifestado en carne, hablando de sí mismo como el Hijo del hombre, le dijo estas palabras a Nicodemo: “Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el HIJO DEL HOMBRE, que ESTÁ en el cielo” (Juan 3:13). ¿Qué no puede hacer el Señor, que lo llena todo en tiempo, distancia y espacio (Isa. 57:16)? Dios no se puede medir con nuestras mentes limitadas. Cuando alguien trata de hacer ese ejercicio se hace daño a sí mismo y con ello él mismo da la entrada a la confusión.

Recordemos que Dios vino a esta tierra como Hijo, para enseñarnos a Sus hijos como debemos vivir aquí en este mundo. Él no necesitaba orar, vino a enseñarnos a orar, no necesitaba una voz para identificarse, fue Juan Bautista quien la necesitaba, para no introducir a un falso cristo. No hay ninguna confusión en lo absoluto para el que tiene la revelación. Todo lo que para otros les causa de confusión para nosotros nos es de confirmación.

Es de alta importancia el entender que Dios no tiene cualidades, Él es todo. Todo sale de Él. Si Él dejara de pensar, (por decirlo así), en algo o en alguien, eso o esa persona deja de existir inmediatamente, porque en Él está la vida. Él no tiene vida, Él es la vida, Él no tiene amor, Él es amor, Él no conoce el camino, Él es el camino…Él lo es todo. Si queremos comprenderlo todo con nuestra maquinita limitada de nuestro cerebro, no es posible y nos vamos dañar. Solo podemos entender los términos generales de Su información, pero los secretos, está dicho que los comparte Dios solo con los que le temen (Sal. 25:14). Cuando Él determina abrirnos la puerta de Sus conocimientos y darnos a comer la comida o maná escondido (Ap. 2:17), entonces se abre el entendimiento.

Mientras nosotros, las creaturas de Él, tenemos, Él es lo que nosotros tenemos y somos. Lo dijo el apóstol Pablo: “Porque en él (no en ellos) vivimos, y nos movemos, y somos; como también algunos de vuestros poetas dijeron: Porque linaje de éste somos también” (Hech. 17:28). Por eso también nos dice el apóstol Pablo que “en Él (no en ellos) estamos complidos (Col. 2:10).

Démosle gracias a Dios por este entendimiento y compartómoslo con seguridad, pero a la vez con mansedumbre. Pensemos que al no entender que Dios es Uno, hasta para orar se dificulta, puesto que el que cree que son dos o tres, se siente obligado de hablar con cada uno, y si no lo hace así, siente que le faltó el respeto al Padre, porque solo habló con el Hijo, o viceversa. Gracias a Dios por la revelación. Aleluya!

Shalom!