¿Dónde está la Felicidad?

La verdadera felicidad sucede dentro de la mente (Proverbios 15:15), porque allí es donde habita el verdadero Tú (I Pedro 3:4).

Todo lo demás de nuestra compostura es mera apariencia. Es por eso que la Palabra de Dios trata con el centro de nuestro ser. El hombre natural solo trata con la materia y ciertamente que le ha sacado y le sigue sacando mucho beneficio luctrativo.

Los agentes de cambio y de modas estudian de continuo el cuerpo humano para ver en que forma han de inventar artefáctos que embellezcan y luzcan la apariencia humana y a la vez le saquen lucro. Algunas cosas son razonables y tolerables, mientras otras son irrazonables y aun en ciertos casos hasta deformables.

A una muchacha jovencita, la pueden hacer ver mucho mas mayor en apariencia que su verdadera edad con los multiples adornos y maquijes. Ahora hasta le han encontrado aceptación a usos deformes de las orejas de los jovenes con grandes perforaciones en las orejas masculinas. En la nariz también han logrado colocar “adornos” grotezcos, hasta en la lengua de muchos jovenes y aun adultos han puesto jollas. A algunos parece ser que les falten dedos para ponerse mas añillos. Los tatuajes han cobrado una aceptación increíble en el mundo moderno, deformado el cuerpo humano; convirtiendo así el pellejo humano en tela de arte (Leviticos 19:28).

A muchos jovenes los tornan en mujeres. Les cambian la mente masculina en una mente femenina. A las muchachas las convencen que es normal enamorarse de otra mujer como lo es de un hombre. Trastornos mentales de confusión masiva que alteran radicalmente para mal toda una vida.

Las pandillas de jovenes con una infelicidad interna, que tratan de sofocar su falta de felicidad con drogas, alcohol y sexo ilícito. Alimentan las pasiones de odio y coraje, rencor, venganza con música que trae mensajes de esas mismas agencias lucrativas. Unas hacen su trabajo destructivo en una forma otras en otra, pero la cabecera es la misma.

¿Hasta donde llegará esta enfermedad y locura humana de este siglo? Solo Dios sabe. Lo que podemos asegurar es que todo esto habla de una inquietud mental, una falta de paz mental, una infelicidad interior.

Busca (Proverbios 2:3-5) y encontraras la vida abundante, la felicidad incomparable, el gozo inefable en “el buen camino” (Jeremías 6:16), donde camina el Maestro bueno; donde hay quien nos acompañe para no errar en llegar a casa (Isaías 35:8).

Shalom.

Brother Phillip Nava, 10 Junio 2012