De Esto Se Trata Mis Hermanos

♪”Estar con Él en gloria, mirar Su majestad, estar con Él en gloria, por la eternidad”♪

♪”Las moradas donde Él nos espera, son de vida, de gozo y de paz, con Su sangre nos vino a comprar y a los fieles promete ayudar”♪

♪”Grande esperanza tengo en mi alma, de estar en gloria, do Cristo mora, eternamente gozar en el cielo, confiando en Cristo, el día espero”♪

♪”Qué glorioso será ver a mi Jesús y hablar con Él y decirle como es que llegué allí.Todos mis afanes terminaran, yo descansaré en los brazos de Jesús”♪ – O.M.

♪”Esperanza suprema esta es, gloriosa meta de cada hijo de Dios, lo que aquí hubiere de parecer, no se compara jamás, con nuestra gloria en la venida del Señor”♪- Pastor E.V. Sr.

♪”Ya diviso la playa celeste, ya escucho los coros cantar. Ya las luces de puerto me anuncia aquí, Que a mi hogar celestial con mi Padre a morar, ya muy pronto yo iré”♪ – Pastor E.V. Sr.

De dejemos que las influencias de este y esta civilización (la cuarta bestia) traguen nuestras convicciones. Amémosle como nunca. Si sientes que se te está escapando la vida que en un tiempo disfrutaste en todo su esplender recuerda (Ap. 3:1), no era solo una mera alegría, era el amado que vivía muy dentro de tu corazón.

Luchemos entonces por remover las cosas ilícitas en nuestras vidas y en nuestras casas para regresar el arca a nuestras vidas y a nuestros hogares. Pidamos a dios el poder y la autoridad para ir a los filisteos que han tomado el arca y volverla a regresar. El premio y la tremendísima esperanza deja en el polvo toda adquisición, toda felicidad que este mundo ofrezca, todo placer temporal.

Como decía nuestro anciano amado: “ese es el pleito, llegar con Él”. Levantémonos, ya no es tiempo de dormir. Echemos fuera el aburrimiento, la flojera, el desánimo y todo lo demás porque hemos sido “llamados para atacar” las puertas del mismo averno, usemos las herramientas poderosísimas que nuestro Comandante en Jefe nos ha dado.

Llénate de coraje de dios mi hermano/a y hecha fuera el temor, la vergüenza, la timidez y todos los demás estorbos, ¡En el nombre de Jesucristo! Digámosle a nuestra carne y a nuestro enemigo, ¡Ya Basta! ¡Yo voy a llegar a la meta, cueste lo que cueste! -Romanos 8:35-39.

Shalom!

Brother Phillip Nava, 14 de Mayo de 2014