Cuando se es Viejo

Reflexión para los jovenes o fuertes

Cuando mi pelo se vuelva blanco y la luz de mis ojos se opaque y mis dientes dejen de moler. Cuando mi espalda se encorve y vuelva a tomar el carrito entrenador que en un tiempo usé cuando era pequeñito para poder caminar, no te burles de mí. Tenme paciencia cuando salgas a la calle conmigo. No te avergüences de mí cuando mi apariencia ya no es tan agradable porque soy viejo. Cuando tu naciste tu apariencia no era tan agradable, pero para mí eras el niño mas hermoso del mundo.

No te desesperes y tenme paciencia porque mis pasos lentos no pueden alcanzar los tuyos. Cuando no me quiera bañar, no me obligues y no me regañes, compréndeme porque ahora el niño soy yo. Cuando me veas llorar y me preguntes con molestia porque lloro, te recuerdo que cuando tú eras pequeño llorabas porque no querías que ni por un momento me separara de ti, porque te sentías solo e indefenso por ser solo un niño.

Cuando no me das amor y tu atención me siento triste, solo e indefenso porque solo soy un viejo para valerme de mi mismo. Por favor no me tires mis pertenencias porque afean tu casa. ¿Sabías que todavía guardo en un baúl tus zapatitos y tus fotos de cuando eras pequeñito? Así como te ayudé a dar tus primeros pasitos en el camino de la vida, ahora que ya puedes valerte de ti mismo y has dejado el nido y has volado cual ave, ahora ayúdame a mí a terminar los míos en el camino de la vida.

Brother Phillip Nava, 16 Ago 2012