Claridad

La claridad es de suma importancia para nosotros en este tiempo. Si no sabemos quiénes somos, de dónde venimos, hacia dónde vamos y de qué estamos rodeados, de cierto que las dificultades de la vida nos abrumarán . Este conocimiento importante y vital afectará todo nuestro concepto de lo que somos; también afectará nuestras decisiones y la manera de tratar con los problemas en nuestra vida.

Es triste decirlo, pero existen en la actualidad muchas personas que viven sus vidas bajo meras nociones de lo que quieren ser o sueñan llegar a ser. Algunos incluso son tan poseídos de esas obsesiones que viven la vida de alguien mas- Todo porque no saben quien son. Otros tienen miedo descubrir la imagen real de sí mismos, de modo que cubren todo con un estilo de vida superficial y ficticio. De vez en cuando la realidad sube a la superficie, pero de nuevo es ignorada o sofocada con actividades superficiales que les dicen que todo está bien, “no hay problema con tu vida, tu eres feliz, sigue adelante”. Algunos cristianos se convencen a sí mismos de su falso sentido de seguridad con frases positivas que los hacen sentirse seguros y bien consigo mismos, y el cambio que necesitan nunca llega.

Si tan sólo cruzaran través de esos temores y confusiones sobre lo real y entraran en el mundo de la verdad y la realidad, pudieran ser sorprendidos con el alivio y descanso que espera a todo aquel que está cansado de llevar el pesado equipaje espiritual propio y aún el peso que a veces ni siquiera pertenece a ellos. Pero gran parte de esta incapacidad está conectada con el traqueteo incesable de esta generación que ha vaciado a muchos de innumerables prácticas saludables que nos dan sentido, dirección y propósito.

El que creó y tiene nuestro ADN física y espiritual está listo para comenzar el tratamiento que todos necesitamos a diario. No hay nadie más que nos conoce mejor que Él. Dedica tiempo de calidad con Él, escondete en Él y con Su pueblo, lee Su Palabra y verás cuan poderosa energía es la que ello da a nuestra vida.

Pruébalo, te gustará. Acuerdate que nuestro Dios es un Dios maravilloso! Reaviva tu vida al recibir la claridad del Padre de las luces (Santiago 1:17).

Shalom!

Brother Phillip Nava, 3 de Mayo de 2014