Despiértate Tú que duermes

(Por Pastor Efraim Valverde Sr)

“Por lo tanto hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen” (I Co. 11:30).

Pablo apóstol hizo la declaración aludida ya más de 19 siglos. Después de transcurrido todo ese tiempo, la situación entre el profesante cristianismo no ha mejorado antes por lo contrario ha empeorado. Los “muchos” a quienes se refirió en aquel entonces el apóstol, para estos tiempos se han multiplicado en una forma extensamente grande. Y esto, mas particularmente en las partes del mundo donde existe todavía la oportunidad para que podamos los cristianos disfrutar de comodidades y aún abundancia de las cosas materiales. El evangelio “Americano”, como he llamado ya de tiempo al mensaje modernista que enseña que el cristiano está llamado para no sufrir aquí y para vivir en cambio colmado de beneficios materiales para este ha producido los efectos propuestos por el engañador. Hoy son multitudes de cristianos los que “duermen”, incluyendo los muchos que hay entre nuestros propios medios. Cuando Pablo apóstol dice que “los que ….duermen y los que están borrachos” (I Tes. 5:7), se refiere precisamente a la clase de sueño espiritual aquí referido. El Espíritu Santo se está refiriendo aquí a los cristianos cuya vida hoy no difiere en nada a la de aquellos que aún “están borrachos” mas no de alcohol, sino embriagados con la felicidad física y material que les es posible hoy disfrutar. Estando “dormidos” o “borrachos” hay en los sentimientos espirituales de estos cristianos un embotamiento que no les permite ver la tremenda seriedad del tiempo en que estamos viviendo, ni sentir la carga y el dolor por sus hermanos que sufren, mucho menos por esta humanidad miserable que por todos lados nos rodea.

En una madrugada reciente mientras meditaba con dolor sobre la desagradable realidad antes descrita, sacudió mi razonamiento una voz que dijo: ¡Va a haber derramamiento de sangre en Latino-América, y los del Norte están durmiendo! Vi enseguida un inmenso dormitorio en el que había muchísimas camas ocupadas por cristianos dormidos. Yo me vi en mi propia cama, pero brinqué de ella y fui llevado hacia el sur a un lugar donde había una reunión de líderes políticos latinos, a algunos de los cuales pude reconocer. En sus manos tenían calendarios y parecía como que estaban contando los días y fijando ciertas fechas. Me llamó fuertemente la atención el hecho de que en el cuadro de cada número en los calendarios, aparecían unos animales como langostas (Apoc. 9:3-11). Enseguida miré un objeto como de dos platos ovalados grandes y sellados boca a boca. Me admiró el entender que eran de plata y que tenían comida. Mas esa comida no podía comerse porque estaba encerrada dentro de aquel objeto de plata sellado. Pregunté al Señor qué significaba aquello y se me dio a entender que vienen días cuando la comida va a costar mucho dinero. Esto va a provocar levantamientos entre las multitudes en Latino-América y ello va a traer por consecuencia derramamiento de sangre.

Lo que está en el futuro, solamente el Señor sabe cómo y cuando se tendrá de cumplir. Mas lo importante hoy y sobre lo cual se me puso urgencia para que lo siga diciendo es el hecho doloroso e innegable de que “los del Norte están durmiendo”. El mensaje de exhortación para despertamiento del pueblo llamado de Dios, no es nuevo en el ministerio que Él me ha encomendado. Ha sido ya por una vida y multitudes lo han oído o leído. No son una mayoría los que lo han recibido y que están hoy despiertos. Una gran mayoría en cambio son los que “duermen” y esto más particularmente en el Norte como se me dijo. Nada más puedo hacer por mi parte al respecto, sino lo ya hecho y esto es lo mismo que seguiré haciendo por todos los medios a mi alcance hasta el fin de mi jornada: Sentir el dolor por los muchos que “duermen” y seguir anunciando aún con desesperación el mismo mensaje para despertamiento. Repito que sé de antemano que “ninguno de los impíos entenderá, pero entenderán los entendidos” (Dan. 12:10)

Pastor Efraím Valverde Sr.

Haz que corra la Bendición: Presiona LIKE y compárte este artículo.

Quizás también le interese:

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>