¿Cómo Dios puede ayudarme?

-Cuando nuestro Dios Jesucristo recupera lo perdido-

Todo ser humano que llega a los pies del Señor Jesucristo se encuentra destrozado y verdaderamente perdido, pues a menos que alguien este perdido es que necesita un Salvador. Por supuesto las circunstancias pueden ser muy diversas pero aún aquellos que han tenido el enorme privilegio de haber nacido en un hogar cristiano no pueden salvarse a sí mismos.

El Dolor de la miseria humana queda reflejada en esta porción escritural: “Y mi alma se alejó de la paz, olvidéme del bien. Y dije: Pereció mi fortaleza, y mi esperanza del Señor” (Lam 3:17-18); en ese momento todo luce (y es) desesperanzador, pero he aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido (Apoc 5:5) sólo en El, en nuestro Señor Jesucristo, es que tenemos vida eterna (1 Jn 5:20).

Aunque pareciera que “nuestro tiempo se ha ido” Dios nos ayuda recuperando el “tiempo perdido” tal como está escrito “Y os restituiré los años que comió la oruga, la langosta, el pulgón, y el revoltón; mi grande ejército que envié contra vosotros” (Joel 2:25)

- Bendiciones.

Haz que corra la Bendición: Presiona LIKE y compárte este artículo.

Quizás también le interese:

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>