Budismo

El Budismo es una de las  doctrinas más populares que existen en el mundo, misma que ocupa el cuarto nivel de importancia entre las religiones que profesa la humanidad [1]. Fundada por Siddartha Gautama quien nació en Lumbini, en el reino de Kapilavatthu, en el actual Nepal, cerca de la frontera con India alrededor del año 580 antes de Cristo.

Abandonó su hogar a la edad de 29 años, iniciando así su propio camino en busca de un sistema que le permitiera alcanzar la “iluminación”.

El motivo por el cual disfruta de tanta notoriedad es porque sus seguidores afirman que por medio del budismo todo ser humano es capaz de alcanzar la felicidad.

Respecto al Ser humano y su búsqueda incansable de la felicidad, las universidades de Madison-Wisconsin, Princeton y Berkeley Iniciaron un proyecto conjunto de investigación al respecto, teniendo entre sus objetivos encontrar un método que permitiera medir o cuantificar que tan felices somos.

En uno de estos estudios investigadores colocaron 256 electrodos en su cráneo del monje budista Matthieu Ricard y los sometieron a un aparato de imágenes funcionales por resonancia magnética nuclear (fMRI).

Los resultados mostraron que Matthieu Ricard logró el más alto nivel de actividad en la corteza cerebral pre-frontal izquierda, lo cual está asociado a las emociones positivas. La escala varia de + 0.3 à -0.3 “beatitud”, Matthieu Ricard alcanzaba resultados de –0.45, completamente por fuera de la escala. Un nivel nunca antes registrado en otro ser humano y que le valió el titulo del “Hombre más Feliz del Mundo”.[2]

Cabe destacar que los resultados de este estudio, publicados en el año 2004 por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, ocupan la quinta referencia científica mas consultada en la historia.

A nivel mundial millones dan por hecho que un budista es alguien que tiene un muy alto nivel de entendimiento y desarrollo espiritual; practicamente en casi cada  película o programa de televisión encontramos algún elemento que nos recuerda el budismo; vale pues en realidad el empezar a preguntarnos con seriedad: ¿De qué se trata verdaderamente el Budismo?

Como hijos de Dios estamos llamados a realizar la diferencia entre lo limpio y lo no limpio [3] entre lo que es Santo y profano, es por ello de primordial importancia el conocer la verdad sobre el Budismo, todo ello teniendo como base la Bendita palabra de Dios.

Buda no afirmó ser Dios [4], sino indicador del camino, dijo que la vida es sufrimiento, que el máximo logro del hombre es
obtenido únicamente en base a su propio esfuerzo y que la gente no tiene alma pues es ego o ilusión.

Jesucristo Nuestro Señor no solo es el camino (Jn. 14:6) sino que es DiOS (1 Jn. 5:20). Cuando a Buda se le preguntó que había después de la muerte, guardó silencio pues no existe en el budismo algo más allá, Jesucristo dijo que su reino no era de este mundo (Jn. 18, 36); no hay que andar inventando que hay despues de este mundo pues JESUCRISTO nuestro Señor, conquistó la Muerte (Apoc 1:17-18).

Buda dijo que la Gente no tiene alma [5] pues ella es ilusión que genera sufrimiento, Jesucristo el Señor enseñó no sólo que tenemos alma, sino que ella vale más que todo el mundo (Marc 8:36). Asi mismo Jesucristo el Señor enseñó que vayamos a EL todos los que estamos fatigados, cansados (en sufrimirnto) que el nos hará descanzar (Mat 11:28), en EL hallaremos descanso para nuestras almas (Mat 11:29).

Buda enseñó que el máximo logro del hombre se consigue en base a su propio esfuerzo [6] Pero nuestro Señor Jesucristo enseñó que sin EL nada podemos hacer (Jn 15:5).

O sea que en pocas palabras podemos decir quee Buda tenia sus “verdades” pero Jesucristo el Señor desbarató sus “verdades torcidas” y nos enseñó a obtener por medio de El la felicidad y paz, tal como está escrito: “Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros entendimientos en Cristo Jesús” (Filip. 4:7)

Esta paz es no ordinaria sino trascendente, tal como lo marca la Bendita Palabra de Dios: “La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27).

Buda enseñó que el solo indicaba o señalaba el camino hacia el fin del sufrimiento, la verdad es que el enseñaba un camino a como vivir sin Dios.

Que profunda tristeza,  y que sueño tan pesado con un despertar terrible ofrece el budismo. Que el Señor Jesucristo nos ayude a estar agradecidos por Su grande amor hacia nosotros, conscientes en todo momento que Su misericordia hacia nosotros es inmerecida pues tal como dice la Escritura: ¿Cómo escaparemos nosotros, si tuviéremos en poco una salvación tan grande?[7].

-Bendiciones


[1] buddhanet.net/e-learning/history/bud_statwrld.htm

[2] independent.co.uk/news/uk/this-britain/the-happiest-man-in-the-world-433063.html

[3] Y enseñarán á mi pueblo á hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán á discernir entre lo limpio y lo no limpio. (Ezequiel 44:23)

[4] accesstoinsight.org/tipitaka/an/an04/an04.036.than.html [Dona Sutta: With Dona translated from the Pali byThanissaro Bhikkhu © 2005]

[5] sites.google.com/site/rahulawhatthebuddha/the-doctrine-of-no-soul#_ftn122 The doctrine of Anatta or No-Soul

[6] dharmanet.org/traditionsbasicdn.htm “Theravadans maintain that the ideal Buddhist is the “one who is worthy” (Sanskrit: arhat; Pali: arahant), the perfected person who attains nirvana through his own efforts”

[7] Hebreos 2:3